En un mundo ideal, el 100% del pesticida aplicado a un campo cultivado alcanza el objetivo pretendido. Sin embargo, en la realidad esto no ocurre y lo más probable es que una parte del producto se desvíe de dicho objetivo. Esto puede provocar problemas tales como daños a los cultivos agrícolas contiguos, contaminación de aguas superficiales y subterráneas, riscos a la salud humana en lugares públicos cercanos y desperdicio de pesticidas. El término utilizado para describir este desplazamiento indeseado del pesticida es deriva de aplicación. Además, la tecnología utilizada para reducir la derivación de aplicación recibe la denominación de DRT (las siglas en inglés para tecnología de reducción de deriva).

¿Cuáles son los efectos de la deriva de aplicación de un pesticida?

Los efectos de la deriva de aplicación se pueden clasificar en económicos, medio ambientales y de salud humana. Entre los efectos económicos se encuentran el control ineficaz / ineficiente de plagas, costos de pesticidas / formulaciones más elevados, contaminación de cultivos que no son el objetivo de la aplicación, absorción de la deriva por el ganado que esté pastando en las cercanías, el desarrollo de resistencia a pesticidas y pasivos financieros. Entre los efectos sobre el medio ambiente se encuentran la contaminación de aguas superficiales y subterráneas, la contaminación del suelo e impactos sobre la vida silvestre local. Los efectos en la salud humana pueden recaer sobre los trabajadores  agrícolas (efectos agudos y crónicos), el público, vecinos y poblaciones susceptibles (por ejemplo, los niños), además de perjudicar el suministro de alimentos y agua.

¿Cuál es la causa de la deriva de aplicación?

Las boquillas de aplicación producen gotitas durante la aplicación de una formulación pesticida. El tamaño de dichas gotitas determina de forma predominante la extensión de la deriva observada. Aunque las gotas de menor tamaño (típicamente < 200µm) proporcionen una mayor cobertura superficial del cultivo, éstas permanecen suspendidas en el aire por más tiempo y presentan una mayor tendencia a la deriva y evaporación.

¿Cómo se puede reducir la deriva de aplicación?

La selección de la boquilla es un componente fundamental para el control del tamaño de las gotitas. Las boquillas de deriva de aplicación funcionan creando gotitas más grandes, lo que significa que caerán más rápidamente y sufrirán menor efecto del viento. Sin embargo, gotitas más grandes tienen mayor probabilidad de rebotar o escurrir del objetivo pretendido y proporcionan menor cobertura, lo que resulta en un menor desempeño del producto. Además de la elección de la boquilla adecuada, todos reconocen que la incorporación de un adyuvante al producto aplicado puede ejercer un efecto importante en el tamaño de la gotita, pero sin provocar los efectos negativos de las gotas más grandes. Los adyuvantes reducen la cantidad de gotitas de tamaño menor que 105 µm (se considera que gotitas más chicas presentan mayor tendencia a la deriva), pero no aumentan el tamaño de las gotitas más grandes. Por lo tanto, los adyuvantes reducen tanto el rango relativo de la distribución de los tamaños de partícula, como la cantidad de gotitas de aplicación que tienden a presentar deriva. El resultado de esta acción es una mejora del desempeño de la aplicación.